Por Olilvia F. Kirtley
Presidente IFAC

La crisis financiera mundial nos mostró la interconexión de las economías del mundo. Para bien o para mal, al igual que el efecto expansivo de una piedra que cayó en un lago, las decisiones en una parte del mundo pueden tener consecuencias globales de largo alcance.
A raíz de la crisis financiera, la República Dominicana trabajó para hacer muchas cosas bien. Como el segundo mayor país del Caribe en términos de superficie y población, República Dominicana es también una de las economías más grandes del Caribe y la región de América Central. Es un país con una tradición orgullosa de apoyar a los estándares internacionales; me siento honrada de haber sido testigo de la gran dirección del dominicano, Juan Herrera, quien se desempeñó como Presidente de la Federación Internacional de Contadores (IFAC) de 1995 a 1997. Este país ha transformado su base económica, diversificado sus exportaciones y mejorando el clima de negocios para facilitar el comercio internacional e impulsar el crecimiento de las exportaciones. Reformas del Gobierno y la responsabilidad fiscal han contribuido a reducir el déficit del país, que para este año se prevé la continuidad de la tendencia bajista; alrededor del 2,4% del PIB. El gobierno también está trabajando para construir sus reservas como un mecanismo de protección frente a los choques externos y fortalecer la flexibilidad de la economía.
Liderado por el Instituto de Contadores Públicos Autorizados de la República Dominicana (ICPARD), la profesión contable en la República Dominicana también ha alcanzado logros significativos.
En los Últimos años, la capacidad de auditoría y supervisión del Órgano Superior de Auditoría del país, la Cámara de Cuentas, se reforzó. Una iniciativa se puso en marcha para dar prioridad a las reformas contra la corrupción y fortalecer la rendición de cuentas, mientras que un innovador grupo observatorio ciudadano se estableció para supervisar el gasto presupuestario del gobierno. En nombre de la IFAC, felicito ICPARD por todo lo que ha hecho para facilitar estas reformas.
Sin dejar de reconocer estos logros, organizaciones no gubernamentales, tales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), han reportado que la República Dominicana todavía tiene que llevar a cabo nuevas reformas para mantener su competitividad en la región.
El país y la región deben centrarse en reforzar aún más la seguridad, la gobernanza y profundizar la integración regional. Mitsuhiro Furusawa, un subdirector del FMI, recientemente señaló que los países centroamericanos se beneficiarían de los marcos de política más sólidos. Fortalecimiento de los marcos de política requiere la adopción de medidas para mejorar la transparencia y reducir al mínimo los riesgos de negocio. El establecimiento de una base para el crecimiento inclusivo, un entorno empresarial mejorado y una mejor gobernanza será fundamental para lograr una mayor inversión extranjera directa.
La profesión contable en la República Dominicana es fundamental para ayudar a la nación a lograr estos resultados. Contamos con la experiencia y habilidad necesaria para ayudar con estos esfuerzos y servir al interés público.
Mayor confianza en la información financiera es un elemento facilitador a nivel mundial para el crecimiento y estabilidad económica que requiere integridad en el reconocimiento, medición y reporte de transacciones financieras.
Con los años, el trabajo de ICPARD ha facilitado la adopción y aplicación de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) y la NIIF para las Pequeñas y Medianas Empresas, así como el uso de las Normas Internacionales de Auditoría (NIA) en el país. IFAC ha sido un defensor de larga data y líder en la promoción por la adopción y aplicación de normas internacionales de alta calidad aceptadas a nivel mundial. Como la organización global de la profesión contable, IFAC continuará apoyando el trabajo del ICPARD para facilitar la adopción y aplicación de las normas internacionales en la República Dominicana. Es un trabajo fundamental, de interés público y el interés nacional.
En 1624 el poeta Inglés John Donne escribió: "Ningún hombre es una isla por sí mismo; cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo". Esto fue cierto en 1624, pero puede ser aún más cierto hoy en día, para los hombres y mujeres, de los países y de la profesión contable.
La importancia de las normas internacionales para un mundo globalizado no puede ser subestimada. Sirven el interés público y nos benefician a todos nosotros en este mundo global interconectado.


Artículo Obtenido de la revista CIC2015 del “INSTITUTO DE CONTADORES PÚBLICOS AUTORIZADOS DE LA REPÚBLICA DOMINICANA”